Vino y Salud

Especialmente desde la década de los años 90 venimos escuchando y leyendo que el vino, consumiéndolo moderadamente, es beneficioso para la salud pero… ¿es realmente cierto? Pues sí, cada día hay nuevas evidencias y estudios científicos que demuestran que sí (siempre que no exista contraindicación por alguna enfermedad o toma de medicación en casos concretos).

Vino y Salud

La Dieta Mediterránea incluye este producto junto con las frutas, verduras, cereales, pescado, aceite, frutos secos y pan) como beneficioso para nuestra salud. El consumo moderado (uno o dos vasos al día) de vino en las comidas disminuye de manera significativa la mortalidad global y las enfermedades cardiovasculares -según la Asociación Americana de Cardiología- con un riesgo entre un 40% y un 50% menor de sufrir una cardiopatía isquémica. Estas enfermedades son la principal causa de mortalidad que causa anualmente más de 15 millones de muertes en todo el mundo. Sólo en España más de 100.000 personas sufren cada año un infarto de miocardio. Si a las medidas básicas de dieta equilibrada pobre en grasas y rica en la dieta mediterránea señalada, añadimos el ejercicio físico regular, evitar el estrés y el consumo en las comidas de un poco de vino tendremos un gran tanto a nuestro favor en cuanto a mejorar nuestra salud.

El vino, el buen vino y sobre todo el tinto (ya que se macera con la piel y las pepitas), posee algunas sustancias (ácidos fenólicos, flavonoides, resveratrol, etc.) que son beneficiosos para reducir el colesterol “malo”, para evitar el aglutinamiento plaquetario, y como antioxidantes celulares. En los vinos españoles, por la climatología especial que disfrutan, es más abundante la presencia de estos elementos.

Papel protector cardiovascular del vino

• Muchos estudios han demostrado la reducción de factores inflamatorios en la sangre (proteína c reactiva y fibrinógeno entre otros).
• Disminución del llamado colesterol malo (LDL) que es uno de los causantes de las patologías coronarias y cardiovasculares, ya que se fija en las paredes de venas y arterias endureciéndolas y llegando a obstruirlas.
• Ha quedado demostrado que la ingesta de uno o dos vasos de vino incrementa el nivel del llamado colesterol bueno (HDL) ya que estas partículas colaborar en eliminar el LDL depositado en el organismo.
• Tiene una acción clara como antiagregante plaquetario y sobre la coagulación de la sangre (evitando por lo tanto la formación de trombos).
• Los últimos estudios certifican la relación del resveratrol presente en la piel de la uva negra con el retraso de los procesos de envejecimiento celular (prevención de enfermedades como el Alzheimer)
• Lo que ha de quedar meridianamente claro es el consumo moderado (una o dos copas como máximo) ya que la ingesta mayor puede ocasionar serias lesiones a nuestro organismo (pancreatitis, cirrosis hepática, etc.)

Enlaces de interés: http://www.bvs.sld.cu/revistas/ali/vol16_2_02/ali07202.pd

El vino tinto podría mejorar la movilidad de las personas mayores

Una molécula presente en el vino tinto podría ayudar a los ancianos a mejorar su movilidad. Según un estudio presentado en la 244 Exposición anual de la Sociedad Química Americana por investigadores de la Universidad de Duquesne (Pittsburgh), el resveratrol, presente en el vino tinto, podría ayudar a mejorar la movilidad de personas mayores así como evitar caídas y golpes potencialmente peligrosos.

El resveratrol, perteneciente a los polifenoles se encuentra presente de forma natural en algunos vegetales (cacahuetes, nueces, uvas rojas, arándanos...). En otros estudios anteriores, ya se han elogiado algunas de sus propiedades y efectos en nuestro organismo. Ayuda a reducir inflamaciones, colesterol, reduce el riesgo de enfermedades cardíacas y de algunos tipos de cáncer, así como también tiene propiedades antienvejecimiento.

A pesar de que el resveratrol ayuda a curar varias enfermedades, los investigadores afirman que tiene algunos inconvenientes. Nuestro organismo no lo absorbe con facilidad, por lo que una persona de un peso aproximado de 68 kg tendría que beber 4 vasos de vino tinto al día para obtener algún tipo de efecto beneficioso.